BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 21 de febrero de 2017

SIGNS OF THE END PART 273 - LATEST EVENTS FEBRUARY 2017



QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

Un gran Tsunami podría Preceder el reinado del Anticristo [coincidencias de Profecías de Fátima y San Patricio]

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

Las profecías de San Patricio (del siglo tercero) al parecer también mencionan los eventos vistos en 1944 por la última vidente de Fátima en Tuy sobre un gran tsunami antes de la última gran persecución de la Iglesia por el anticristo.

Y no sólo eso, una serie de profecías dadas sobre Irlanda en varios siglos diferentes hablan del mismo fenómeno. Esto demuestra que la Virgen está dando el mismo mensaje desde hace siglos.

LOS MENSAJES Y VISIONES DE SOR LUCÍA DE FÁTIMA

Como ya es conocido Sor Lucía fue testigo de una visión de un tsunami devastador que al parecer es el preludio de la pascua final de la Iglesia que se detalla en el Tercer Secreto y que describe el martirio de un Papa perseguido junto con el clero, religiosos y laicos, en lo que puede interpretado como la última persecución de los cristianos por el Anticristo.

hermana lucia de fatima
Sor Lucía de Fatima
Parece que lo que contiene la aparición en 1944 en Tuy está relacionado de alguna manera con la interpretación del mismo secreto que Nuestra Señora había pedido a Sor Lucía que escribiera como Tercer Secreto con esta indicación:
“… vive en paz y escribe lo que se te manda, pero no lo que te he dado a entender sobre su significado”, aludiendo que la misma virgen le había revelado el significado de esa visión a Sor Lucía.
Si esta aparición de 1944 en Tuy está relacionada de alguna manera con el contenido del mismo Tercer Secreto, entonces deberíamos comparar en integrar lo que se ha encontrado en ambas visiones como la descripción de la luz deslumbrante de Dios:
“Sentí mi espíritu inundado por un misterio lleno de luz que es Dios y en Él he visto y oído: la punta de un lanza-llamas que se desprende, toca el eje de la tierra y [la tierra] se sacude: montañas, ciudades, pueblos y aldeas con sus habitantes están enterrados.

El mar, los ríos y las nubes están fuera de sus límites, se desbordan, las inundaciones arrastran con ellas, en un remolino, casas y personas en un número que no puede ser contado; es la purificación del mundo del pecado en que está inmerso” (aparición en Tuy, 3 de enero de 1944).

Y la otra parte a integrar es la relacionada con el Tercer Secreto:
“… Y vimos en una inmensa luz que es Dios: algo semejante a cómo la gente aparece en un espejo cuando pasan ante él; un Obispo vestido de Blanco que teníamos el presentimiento que era el Santo Padre. Otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subiendo una montaña empinada, que en su parte alta había una gran cruz de maderos toscos como de alcornoque con la corteza”… (Tercera Parte del Secreto de Fátima)
Parece que las descripciones mencionadas arriba sobre la deslumbrante luz que representa el resplandor de Dios, están hechas para ser observadas de un lado al otro con el objeto de proporcionar al lector algún tipo de indicador cronológico en cuanto a la secuencia de los acontecimientos del final de los tiempos que figura en el Tercer Secreto.

En el Tercer Secreto, se nos indica que la última persecución que hará el Anticristo a los cristianos sucede luego de una visión de la luz de Dios, mientras que en la aparición del año 1944 el aspecto del resplandor de Dios es seguida por un evento catastrófico, un tsunami.

Por ello, si se conectan estos dos eventos, entonces el tsunami visto en la visión de 1944 se puede relacionar de alguna manera en el final de los tiempos con la persecución de los cristianos por el Anticristo.
estatua de san patricio

SIMILITUD CON LAS PROFECÍAS DE SAN PATRICIO

Esta secuencia de eventos también aparece en una antigua profecía atribuida a San Patricio, que establece que 7 años antes del fin de los tiempos el mar destruiría Irlanda con el fin de proteger a los irlandeses del reinado del Anticristo.

Esta profecía se remonta a documentos originales que datan del siglo séptimo que se basan en el El libro de Ultan, una fuente ahora perdida, anteriormente escrito por un discípulo del mismo San Patricio.
“Estas son las tres oraciones de San Patricio que fueron entregadas a nosotros por los Hibernians, suplicando que
todos debemos ser recibidos el día del juicio, aún si nos arrepintiéramos en los últimos días de nuestra vida:
Que él no debiera ser encerrado en el infierno.
Que las naciones bárbaras nunca tendrían dominio sobre nosotros.
Que nadie nos conquistará, esto es por los escoceses, siete años antes a la fecha de juicio. Porque siete años antes del juicio el mar los destruirá”.
La oración que “ninguna nación bárbaras” tendrá dominio sobre Irlanda, hasta el momento ha demostrado ser cierta en el hecho de que sólo ha sido conquistada por naciones cristianas.
Esta predicción de los últimos tiempos con la inundación de Irlanda se asocia a menudo con otras profecías también irlandesas.
tsunami de japon

MÁS PROFECÍAS QUE IRLANDA SUFRIRÁ UNA CATÁSTROFE Y SERÁ CUBIERTA POR EL MAR

Una serie de profecías extrañamente coincidentes, dadas a través de varias centurias, hablan de una catástrofe en la que el mar cubrirá a Irlanda, siete años antes del final, o el día del juicio.

“Siete años antes del último día el mar sumergirá a Irlanda en una inundación” (San Columba)
Varias profecías de santos y otros místicos identifican que el final de la Época será precedido por un evento trágico en Irlanda. Sin embargo, un sano escepticismo es siempre de orden, cuando leemos profecías que dicen tiempos específicos.
Después de todo, con respecto a su regreso, Jesucristo advirtió:
“Nadie sabe el día ni la hora, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.” (Marcos 13:32)
Acá hay otra más:
“El mar vendrá sobre Irlanda siete años antes del Día del Juicio” (San Nennius)
¿Es inconcebible que un terremoto con un tsunami posterior pueda engullir una isla como Irlanda? ¿Quién lo sabe, sino Dios?
Sin embargo, el 26 de diciembre de 2004, un terremoto submarino liberó energía equivalente a 23.000 bombas atómicas del tipo de las lanzadas en Hiroshima, bajo la superficie de la tierra. Esta fuerza causó una serie de olas asesinas en todo el Océano Índico, que viajaron tan rápido como un avión a reacción. El terremoto de magnitud 9,0 fue el de mayor magnitud en 40 años y el tsunami que generó viajó 3.000 millas hasta África.
Cerca de 230.000 personas fueron encontradas muertas. Tal vez podría haber sido un evento del tamaño de Irlanda.
Y otra más:
“El mar abrumará a Irlanda siete años antes de la sentencia” (Leabhar Breac)
Las predicciones son sorprendentemente consistentes. Por alguna razón, un tsunami en Irlanda, al parecer, sigue emergiendo de la profecía.
¿Podría ser que una falsa profecía se haya repetido a ciegas a través de siglos por personas santas? Tal vez. ¿O estas predicciones se produjeron en forma independiente? Es difícil saberlo.
Pero lo consistente es que coincide con la visión que tuvo Sor Lucía de Fátima.
profecia fatima penitencia

¿UNA RAZÓN ESPIRITUAL PARA EL TSUNAMI?

En algunas versiones, la profecía de San Patricio se expresa así:

“El mar inunda a Irlanda siete años antes del final
para que el diablo no pueda pronunciarse sobre ese pueblo” (San Patricio)
Esta profecía identifica una razón espiritual para la tragedia anunciada.

Según la antigua tradición profética cristiana, el período de la tribulación en los últimos tiempos en la que se considera el ascenso al poder del Anticristo, tendrá una duración de un total de siete años.

El hecho de que la profecía de San Patricio predice que el mar destruirá Irlanda siete años antes del final de los días para proteger a los irlandeses del reinado del Anticristo, sugiere que la bestia asciende a dominar el mundo, como consecuencia directa de un hecho en la naturaleza, una inundación catastrófica, que posiblemente sea causada por el colapso de algún volcán o un terremoto, o hasta quizás una explosión atómica.

La Bestia surge, por tanto, literalmente desde el caos de la mar como lo dice el Libro del Apocalipsis:
“Y vi una bestia que sube del mar, con diez cuernos y siete cabezas, con diez diademas sobre sus cuernos y nombres blasfemos sobre sus cabezas” (Ap 13, 1)

¿QUIZÁS LA RAZÓN SEA LA PÉRDIDA DE FE?   

¿Podría el (posible) cataclismo ser causado por el rechazo generalizado de la fe, objetivado por ejemplo en Irlanda?

Una vez más vemos la corrección que el Cielo quiere crear con las amenazas de cataclismos.
Otra profecía aún más oscura atribuida a San Patricio parece predecir lo impensable: un momento en que Irlanda perderá su fe en Cristo.
Lamentablemente, esta profecía prácticamente describe el estado actual de la isla, que, en gran medida, ahora rechaza la fe católica romana. Lo que antes era una parte inseparable de la identidad nacional irlandesa, ahora está sujeto a la calumnia de un creciente anticlericalismo por los medios irlandeses que se han filtrado con más amplitud en la sociedad de hoy.

Los irlandeses están en una carrera de máxima aceleración alejándose de la fe de sus padres, como sucede en todos los rincones de Europa.

La profecía aparece en el capítulo CLXXV del Vita por el hagiógrafo cisterciense Jocelyn de Furness (1175-1214)
El hombre de Dios ansiosamente y con seriedad deseaba y rogaba que se le permitiera certificar el presente y el futuro estado de Hibernia, a fin de asegurar su fe y el valor de que sus trabajos estaban entregados a vista de Dios.
Entonces el Señor escuchó el deseo de su corazón, y le manifestó por una revelación evidente, porque mientras él se dedicaba a la oración, le abrió el corazón y su mente y vio a toda la isla como si fuera una llama ascendente de fuego hasta cielo; y oyó al ángel de Dios que le decía: ‘Tal cual en este momento es Hibernia ante los ojos del Señor’
Y después de un momento contempló en todas partes de la isla como montañas de fuego se extendían hasta los cielos. Y de nuevo después de un pequeño momento contempló como si éstas fueran velas encendidas, y luego una oscuridad cubrió todo y contempló tenues luces, y al final contempló carbones de mentiras ocultas por aquí y por allá y como eran reducidas a cenizas que aún ardían.
Y el ángel añadió: ‘Lo que tú ves que aquí se muestra es cómo estará el pueblo de Hibernia’.
Entonces el santo, en un gran llanto a menudo repetía las palabras del salmista: ‘Sea lo que se aparte de Dios para siempre ya no podrá rogar su misericordia porque llego a su fin desde generaciones en generaciones. ¿Será que Dios olvidará ser misericordioso, y cerrará su misericordia por su disgusto?’
Y el ángel le dijo:
“Mira hacia el lado norte, por el lado derecho en lo alto estarás contemplando cómo la oscuridad se dispersa en la luz que a partir de entonces se levantará’.
Entonces el santo levantó los ojos, y en un primer momento vio una pequeña luz que surgía en Ulydia, la cual desde hace mucho tiempo se mantenía en la oscuridad y al fin se dispersó, iluminado con sus rayos a toda la isla.
Luego el corazón del santo se llenó de alegría y con exaltación dio gracias por todas las cosas que se le habían mostrado; y entendió la grandeza del ardor del fuego de la fe cristiana, la devoción y el celo de la religión con los que los isleños se quemaban.
Por las montañas de fuego entendió que eran hombres santos que por sus milagros y por sus virtudes destacaban en sus predicas y en sus ejemplos. Por la disminución de la luz, la disminución de la santidad. Por la oscuridad que cubrió la tierra, la infidelidad que prevalecería incluso en él mismo” (Ver aquí para la Vita de San Patricio por Jocelyn de Furness).

Esta profecía atribuida a San Patricio también parece estar asociada con la Gran Apostasía presagiada en la Escritura donde se habla acerca de una decreciente desaparición de la fe de los cristianos hacia el fin del mundo.

tsunami

TAMBIÉN PROFECÍA DE TSUNAMI EN INGLATERRA

Tampoco la vecina Inglaterra se escapa de terribles predicciones sobre un posible tsunami. En 1630, fue hecha otra profecía:

“Vi a una tierra tragada por el mar y cubierta de agua,
pero después vi que poco a poco, el mar se retiró y dejó la tierra visible, y las partes superiores de las torres y torretas de las ciudades emergieron y parecían más hermosas que antes de ser tragadas por el mar, y se me dijo que era Inglaterra” (Padre Balthassar Mas)

Y aquí vemos funcionar la esperanza. Este es el premio luego de eliminado el mal, que se puede eliminar antes, por acción de los propios hombres, o porque el Cielo deja pasar un evento catastrófico que producirá la “limpieza”.

Fuentes:

foto nancy ore redonda
Colaboración de Nancy Oré de Chile, Graduada en Ingeniería Comercial y Negocios Internacionales

El papa Francisco, tras los afiches y las críticas: "Enemigos son los que hablan mal de nosotros"

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

El papa Francisco, tras los afiches y las críticas: "Enemigos son los que hablan mal de nosotros"

Las palabras del Sumo Pontífice se dan tras los afiches anónimos y una edición apócrifa del diario oficial del Vaticano L'Osservatore Romano con duros cuestionamientos a su magisterio aparecidos a comienzos de febr
El papa Francisco: "Enemigos son los que hablan mal de nosotros"
El papa Francisco: "Enemigos son los que hablan mal de nosotros". Foto: AFP

1603
El papa Francisco calificó hoy como "enemigos" a los que "hablan mal de nosotros y nos calumnian", al tiempo que aseguró que "la represalia no lleva nunca a la resolución de conflictos", por lo que pidió responder "con el bien", luego de la serie de afiches y sátiras en su contra aparecidos en el Vaticano en las últimas semanas.
"Cuando hablamos de enemigos no debemos pensar en quién sabe qué persona está lejos nuestro: hablamos también de nosotros mismos, que podemos entrar en conflicto con nuestro prójimo, a veces con nuestros familiares", aseguró el pontífice durante el Ángelus de este domingo desde el balcón del palacio Apostólico.
"Enemigos son todos aquellos que hablan mal de nosotros, que nos calumnian y nos hacen mal. Y no es fácil digerir esto. A todos ellos estamos llamados a responder con el bien, que también tiene sus estrategias, inspiradas por el amor", agregó el obispo de Roma, en una respuesta implícita a la serie de críticas de sectores conservadores que recibió en las últimas semanas
El papa Francisco: "Enemigos son los que hablan mal de nosotros"
El papa Francisco: "Enemigos son los que hablan mal de nosotros". Foto: Lena Klimkeit/DPA
Durante su mensaje frente a miles de fieles en la Plaza San Pedro, Francisco recordó que "ya en los Evangelios queda de manifiesto que la ley del amor supera la del Talión, aquella del ojo por ojo y diente por diente".
"Hay que distinguir entre la Justicia y la vendetta, que nunca es justa", sentenció antes de lamentar "cuánta enemistad en las familias".
"La represalia no lleva nunca a la resolución de los conflictos. Vos me la hiciste, yo te la devuelvo. Esto no resuelve los conflictos, ni es cristiano", agregó, antes de sentenciar que "también el enemigo es de hecho una persona humana, creada como tal a imagen de Dios, más allá de que al presente esa imagen se vea empañada por una conducta indigna.

La ofensiva: afiches, un diario y un video

Tras los afiches anónimos y una edición apócrifa del diario oficial del Vaticano L'Osservatore Romano con duros cuestionamientos a su magisterio aparecidos a comienzos de febrero, los grupos críticos del papa Francisco continuaron esta semana su ofensiva contra el Pontífice con una versión satírica de una canción clásica de 1950 en la que denuncian un "clima de miedo" en sus cuatro años de papado.
"That's Amoris" se titula el video que comenzó a girar en YouTube, en un juego de palabras entre la clásica "That's Amore" del ítalo-estadounidense Dean Martin y la exhortación apostólica de 2016 "Amoris laetitia", blanco de las críticas de los sectores conservadores de la Iglesia por la apertura que supone hacia los divorciados vueltos a casar, entre otros ejes.
En el video satírico, dado a conocer por la vaticanista Franca Giansoldati, se suceden diversas críticas al pontífice enfocadas en las "diferentes interpretaciones" de la exhortación, por lo que se preguntan "¿Dónde está Müller?", en referencia a Gerhard, el cardenal alemán encargado de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
El video, al igual que los afiches y el diario apócrifo, embiste además contra Jorge Bergoglio por no haber respondido la carta que cuatro cardenales díscolos le enviaron el año pasado pidiéndole precisiones sobre la "Amoris laetitia", un texto donde el pontífice expone su visión sobre el amor y la familia en base a las conclusiones de los Sínodos de Obispos de 2014 y 2015.
La pieza crítica llega además a preguntarse "¿Cuándo seremos liberados de esta cruel tiranía?".
El video, según publicó Giansoldati en el diario romano Il Messaggero, fue hecho por John Henry Westen, fundador de la organización pro-vida norteamericana Voice of the Family y co-fundador del sitio LifeSitenews.com.
Hace dos semanas, los líderes de las principales organizaciones pro-vida de Estados Unidos se reunieron con el cardenal Raymond Burke, uno de los cuatro firmantes de la carta sin respuesta del papa, y a quien el Pontífice envió a la remota isla de Guam a investigar posibles casos de abuso sexual.
Agencia Télam

miércoles, 15 de febrero de 2017

Conciliábulo que hizo Lucifer en el infierno tras la muerte de Cristo

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

(Revelación con Imprimátur de la Santa Iglesia) Conciliábulo que hizo Lucifer en el infierno tras la muerte de Cristo según la venerable María Jesús de Ágreda (Cuidad Mística de Dios). A los lectores: Les podemos asegurar que esta lectura o no la han hecho nunca, o muy pocos, y si no la hacen ahora es muy posible que jamás la hagan. Pues bien en sus manos dejamos estas líneas, y no exageramos en lo que vamos a decir: puede que el destino eterno de sus almas este en que lean esta publicación. Aclaramos que no es una lectura para almas frívolas, sino para almas que de verdad buscan la perfección. Pues las frívolas nada entenderán ni sabrán degustar la belleza, que acompaña a toda verdad, y siempre causa el bien en las almas. (Nicky Pío)


Imagen relacionada

La caída de Lucifer con sus demonios desde el monte Calvario al profundo del infierno, fue más turbulenta y furiosa que cuando fue arrojado del cielo. Y aunque siempre aquel lugar es tierra tenebrosa y cubierta de las sombras de la muerte, de caliginosa (tenebrosa) confusión, de miserias, tormentos y desorden, como dice el santo Job: pero en esta ocasión fue mayor su infelicidad y turbación; porque los condenados recibieron nuevo horror y accidental pena con la ferocidad y encuentros que bajaron los demonios, y el despecho que rabiosos manifestaban. Cierto es que no tienen potestad en el infierno para poner las almas a su voluntad en lugares de mayor o menor tormento; porque esto lo dispensa el poder de la divina justicia, según los deméritos de cada uno de los condenados, porque con esta medida sean atormentados. Pero, a más de la pena esencial, dispone el justo Juez que puedan sucesivamente padecer otras penas accidentales en algunas ocasiones; porque sus pecados dejaron en el mundo raíces y muchos daños para otros que por su causa se condenan, y el nuevo efecto de sus pecados no retratados les causa estas penas. Atormentaron los demonios a Judas con nuevas penas, por haber vendido y procurado la muerte a Cristo. Y conocieron entonces que aquel lugar de tan formidables penas, donde le habían puesto, era destinado para castigo de los que se condenasen con fe y sin obras, y los que despreciasen de intento el culto de esta virtud y el fruto de la redención humana. Y contra estos manifiestan los demonios mayor indignación, como la concibieron contra Jesús y María.
Luego que Lucifer tuvo permiso para esto y para levantarse del aterramiento en que estuvo algún tiempo, procuró intimar a los demonios su nueva soberbia contra el Señor. Para esto los convocó a todos, y puesto en lugar eminente les habló, y dijo: A vosotros, que por tantos siglos habéis seguido y seguiréis mi justa parcialidad en venganza de mis agravios, es notorio el que ahora he recibido de este nuevo Hombre y Dios, y como por espacio de treinta y tres años me ha traído engañado, ocultándome el ser divino que tenía, y encubriendo las operaciones de su alma, y alcanzando de nosotros el triunfo que ha ganado con la misma muerte que para destruirle le procuramos. Antes que tomara carne humana le aborrecí, y no me sujeté a reconocerle por más digno que yo de que todos le adorasen como superior. Y aunque por esta resistencia fui derribado del cielo con vosotros, y convertido en la fealdad que tengo, indigna de mi grandeza y hermosura; pero más que todo esto me atormenta hallarme tan vencido y oprimido de este Hombre y de su Madre. Desde el día que fue criado el primer hombre los he buscado con desvelo para destruirlos; y si no a ellos, a todas sus hechuras, y que ninguna le admitiese por su Dios ni le siguiese, y que sus obras no resultasen en beneficio de los hombres. Estos han sido mis deseos, estos mis cuidados y conatos; pero en vano, pues me venció con su humildad y pobreza, me quebrantó con su paciencia, y al aún me derribó del imperio que tenía en el mundo con su pasión y afrentosa muerte. Esto me atormenta de manera, que si a él le derribara de la diestra de su Padre, donde ya estará triunfante, y a todos sus redimidos los trajera a estos infiernos, aun no quedara mi enojo satisfecho, ni se aplacara mi furor.
¡Es posible que la naturaleza humana, tan inferior a la mía, haya de ser tan levantada sobre todas las criaturas! ¡Que ha de ser tan amada y favorecida de su Criador que la juntase a sí mismo en la persona del Verbo eterno! ¡Que antes de ejecutarse esta obra me hiciese guerra, y después me quebrantase con tanta confusión mía! Siempre la tuve por enemiga cruel; siempre me fue aborrecible e intolerable. ¡Oh hombres tan favorecidos y regalados del Dios que yo aborrezco, y amados de su ardiente caridad! ¿Cómo impediré vuestra dicha? ¿Cómo os haré infelices cual yo soy, pues no puedo aniquilar el mismo ser que recibisteis? ¿Qué haremos ahora, o vasallos míos? ¿Cómo restauráremos nuestro imperio? ¿Cómo cobraremos fuerzas contra el hombre? ¿Cómo podremos ya vencerle? Porque si de hoy mas no son los mortales insensibles ingratísimos, si no son peores que nosotros contra este Hombre y Dios que con tanto amor los ha redimido, claro está que todos le seguirán a porfía; todos le darán el corazon y abrazarán su suave ley; ninguno admitirá nuestros engaños; aborrecerán las honras que falsamente les ofrecemos, y amarán el desprecio; querrán la mortificación de su carne, y conocerán el peligro de los deleites; dejarán los tesoros y riquezas, y amarán la pobreza que tanto honró su Maestro; y a todo cuanto nosotros pretendamos aficionar sus apetitos, les será aborrecible por imitar a su verdadero Redentor. Con esto se destruye nuestro reino, pues nadie vendrá con nosotros a este lugar de confusión y tormentos; y todos alcanzarán la felicidad que nosotros perdimos; todos se humillarán hasta el polvo, y padecerán con paciencia, y no se logrará mi indignación y soberbia.
¡Oh infeliz de mí, y qué tormento me causa mi propio engaño! Si le tenté en el desierto fue darle ocasión para que con aquella victoria dejase ejemplo a los hombres, y que en el mundo le hubiese tan eficaz para vencerme. Si le perseguí, fue ocasionar la enseñanza de su humildad y paciencia. Si persuadí a Judas que le vendiese, y a los judíos que con mortal odio le atormentasen y pusiesen en la cruz, con estas diligencias solicité mi ruina, y el remedio de los hombres, y que en el mundo quedase aquella doctrina que yo pretendí extinguir. ¿Cómo se pudo humillar tanto el que era Dios? ¿Cómo sufrió tanto de los hombres, siendo tan malos? ¿Cómo yo mismo ayudé tanto para que la redención humana fuese tan copiosa y admirable? ¡Oh qué fuerza tan divina la de este Hombre, que así me atormenta y debilita! Aquella mi enemiga, Madre suya, ¿cómo es tan invencible y poderosa contra mí? Nueva es en pura criatura tal potencia, y sin duda la participa del Verbo eterno, a quien vistió de carne. Siempre me hizo grande guerra el Todopoderoso por medio de esta Mujer tan aborrecible a mi altivez, desde que la conocí en su señal o idea. Pero si no se aplaca mi soberbia indignación, no me despido de hacer perpetua guerra a este Redentor, a su Madre y a los hombres. Ea, demonios de mi séquito, ahora es el tiempo de ejecutar la ira contra Dios. Llegad todos a conferir conmigo por qué medios lo haremos, que deseo en esto vuestro parecer.
A esta formidable propuesta de Lucifer respondieron algunos demonios de los más superiores, animándole con diversos arbitrios que fabricaron para impedir el fruto de la redención en los hombres. Convinieron todos en que no era posible ofender a la persona de Cristo, ni menguar el valor inmenso de sus merecimientos, ni destruir la eficacia de los Sacramentos, ni falsificar ni revocarla doctrina que Cristo había predicado; mas que no obstante todo esto convenía que, conforme a las nuevas causas, medios y favores que Dios había ordenado para el remedio de los hombres, se inventasen allí nuevos modos de impedirlos, pervirtiéndolos con mayores tentaciones y falacias. Para esto algunos demonios de mayor astucia y malicia, dijeron: Verdad es que los hombres tienen ya nueva doctrina y ley muy poderosa, tienen nuevos y eficaces Sacramentos, nuevo ejemplar y maestro de las virtudes, y poderosa intercesora y abogada en esta nueva Mujer; pero las inclinaciones y pasiones de su carne y naturaleza siempre son unas mismas, y las cosas deleitables y sensibles no se han mudado. Por este medio, añadiendo nueva astucia, desharemos, en cuanto es de nuestra parte, lo que este Dios y Hombre ha obrado por ellos; y les haremos poderosa guerra procurando atraerlos con sugestiones, irritando sus pasiones, para que con grande ímpetu las sigan, sin atender a otra cosa; y la condición humana, tan tímida, embarazada en un objeto, no puede atender al contrario.
Con este arbitrio comenzaron de nuevo a repartir oficios entre los demonios, para que con nueva astucia se encargasen como por cuadrillas de diferentes vicios en que tentar a los hombres. Determinaron que se procurase conservar en el mundo la idolatría, para que los hombres no llegasen al conocimiento del verdadero Dios ni de la redención humana. Si esta idolatría faltaba, arbitraron se inventasen nuevas sectas y herejías en el mundo; y que para todo esto buscasen los hombres más perversos y de inclinaciones depravadas que primero las admitiesen, y fuesen maestros y cabezas de los errores. Y allí fueron fraguadas en el pecho de aquellas venenosas serpientes la secta de Mahoma, las herejías de Arrio, de Pelagio, de Nestorio, y cuantas se han conocido en el mundo, desde la primitiva Iglesia hasta ahora, y otras que tienen maquinadas, que ni es necesario ni conveniente referirlas. Este infernal arbitrio aprobó Lucifer, porque se oponía a la divina verdad, y destruía el fundamento de la salud humana, que consiste en la fe divina. A los demonios, que lo intentaron y se encargaron de buscar hombres impíos para introducir estos errores, los alabó y acarició, y los puso a su lado.
Otros demonios tomaron por su cuenta pervertir las inclinaciones de los niños, observando las de su generación y nacimiento. Otros de hacer negligentes a sus padres en la educación y doctrina de los hijos, o por demasiado amor, o aborrecimiento, y que los hijos aborreciesen a sus padres. Otros se ofrecieron a poner odio entre los maridos y mujeres, y facilitarles los adulterios, y despreciar la justicia y fidelidad que se deben. Todos convinieron en que sembrarían entre los hombres rencillas, odios, discordias y venganzas, y para esto los moviesen con sugestiones falsas, con inclinaciones soberbias y sensuales, con avaricia y deseo de honras y dignidades, y les propusiesen razones aparentes contra todas las virtudes que Cristo había enseñado; y sobre todo divirtiesen a los mortales de la memoria de su pasión y muerte, y del remedio de la redención, de las penas del infierno y de su eternidad. Y por estos medios les pareció a todos los demonios que los hombres ocuparían sus potencias y cuidados en las cosas deleitables y sensuales, y no les quedaría atención ni consideración de las espirituales, ni de su propia salvación.
Oyó Lucifer estos y otros arbitrios de los demonios, y respondiendo dijo: Con vuestros pareceres quedo muy obligado, todos los admito y apruebo, y todo será fácil de alcanzar con los que no profesaren la ley que este Redentor ha dado a los hombres. Pero en los que la admitan y abracen, dificultosa empresa será. Más en ella y contra estos pretendo estrenar mi saña y furor, y perseguir acerbísimamente a los que oyeren la doctrina de este Redentor y le siguieren; y contra ellos ha de ser nuestra guerra sangrienta hasta el fin del mundo. En esta nueva Iglesia he de procurar sobresembrar mi cizaña, las ambiciones, la codicia, la sensualidad y los mortales odios, con todos los vicios de que soy cabeza. Porque si una vez se multiplican y crecen los pecados entre los fieles, con estas injurias y su pesada ingratitud irritarán a Dios para que les niegue con justicia los auxilios de la gracia que les deja su Redentor tan merecidos; y si con sus pecados se privan de este camino de su remedio, segura tendremos la Vitoria contra ellos. También es necesario trabajemos en quitarles la piedad, y todo lo que es espiritual y divino; que no entiendan la virtud de los Sacramentos, o que los reciban en pecado, y cuando no le tengan, que sea sin fervor ni devoción; que como estos beneficios son espirituales, es menester admitirlos con afecto de voluntad, para que tenga más fruto quien los usare. Y si una vez llegaren a despreciar la medicina, tarde recuperarán la salud, y resistirán menos a nuestras tentaciones; no conocerán nuestros engaños, olvidarán los beneficios, no estimarán la memoria de su propio Redentor, ni la intercesión de su Madre; y esta feísima ingratitud los hará indignos de la gracia, e irritado su Dios y Salvador se la niegue. En esto quiero que todos me ayudéis con grande esfuerzo, no perdiendo tiempo ni ocasión de ejecutar lo que os mando.
No es posible referir los arbitrios que maquinó el dragón con sus aliados en esta ocasión contra la santa Iglesia y sus hijos, para que estas aguas del Jordán entrasen en su boca. Basta decir que les duró esta conferencia casi un año entero después de la muerte. de Cristo, y considerar el estado que ha tenido el mundo y el que tiene después de haber crucificado a Cristo nuestro bien y maestro, y haber manifestado su Majestad la verdad de su fe con tantas luces de milagros, beneficios y ejemplos de varones santos. Y si todo esto no basta para reducir a los mortales al camino de la salud, bien se deja entender cuánto ha podido Lucifer con ellos, y que su ira es tan grande, que podemos decir con san Juan: ¡Ay de la tierra, que baja a vosotros Satanás lleno de indignación y furor! Mas ¡ay dolor, que verdades tan infalibles como estas y tan importantes para conocer nuestro peligro, y excusarle con todas nuestras fuerzas, estén hoy tan borradas de la memoria de los mortales con tan irreparables daños del mundo! El enemigo astuto, cruel y vigilante; ¡nosotros dormidos, descuidados y flacos! ¿Qué maravilla es que Lucifer se haya apoderado tanto del mundo, si muchos le oyen, le admiten y siguen sus engaños, y pocos le resisten, porque se olvidan de la eterna muerte que con inculpable indignación y malicia les procura? Pido yo á los que esto leyeren, no quieran olvidar tan formidable peligro. Y si no le conocen por el estado del mundo y sus desdichas, y por los daños que cada uno experimenta en sí mismo, conózcalo a lo menos por la medicina y remedios tantos y tan poderosos, que dejó en la Iglesia nuestro Salvador y Maestro, pues no aplicara tan abundante antídoto, si nuestra dolencia y peligro de morir eternamente no fuera tan grande y formidable.
“MÍSTICA CIUDAD DE DIOS”
Año 1888